Omar Vizquel quiere visitar a Babe Ruth

Cortesia:
Ignacio Serrano.

 Omar Vizquel romperá este jueves la rutina que sigue antes de cada encuentro en las grandes ligas.


El caraqueño, que llegó a 2.874 hits en su carrera, se pondrá el uniforme y, antes de comenzar la práctica de su equipo, los Azulejos, irá al parque de los monumentos del Yankee Stadium, el lugar donde están inmortalizadas las leyendas que brillaron con los Yanquis.

“Quiero tomarme una foto con Babe Ruth”, confesó Vizquel.

Ruth se retiró con 2.873 imparables y un cúmulo de logros que le convirtieron en el jugador más nombrado de todos los tiempos.

“¿Quién no ha oído ese nombre?”, preguntó el infielder, orgulloso y confesamente feliz. “Creo que cualquier persona, sea ingeniero, político, lo que sea, todo el mundo debe alguna vez haber oído de Babe Ruth, el más famoso pelotero de la historia”.

Tal vez por reverencia al antiguo héroe, quizás por mero despiste, no hubo anuncios públicos a través del sistema de sonido del estadio neoyorquino.
“No lo dijeron, ni siquiera en la pizarra”, apuntó Vizquel sobre el batazo con que dejó atrás al Bambino. “Para los fanáticos, debe haber sido como un hit más”.

No lo fue para Vizquel. Guardó las dos pelotas de ayer: la del sencillo, con que empató a Ruth, y la del doblete, con que lo superó.

“Y guardé el bate, también”, rió, al otro lado del teléfono. “Fue el bate de mis últimos cuatro hits. Ya no lo voy a usar más”.

Vizquel está armando una verdadera colección de objetos, en su recorrido final por la gran carpa: “Estoy guardando también casi todos los lineups. Y las pelotas de todos mis hits”.

También está acumulando recuerdos. Y sorpresas. Si da dos incogibles más y algún día entra a Cooperstown, su placa tendrá referencias que eran inimaginables para él.

“Eso será lo mas loco que puedan a escribir”, confesó. “Que yo tenga más hits que Ruth y que pueda estar en la lista de los 40 mejores de todos los tiempos”.