EMISAEL JARAMILLO: Idolo De Idolos.

Emisael Jaramillo
Por: César Augusto Rivero
Entrevista cedida por Revista Los Clavos, todos los derechos registrados

Uno de los jinetes de más rápida evolución en el medio hípico nacional es sin lugar a dudas Emisael José Jaramillo Sánchez. Ganador de diversos triunfos elocuentes, tales como el Clásico del Caribe con My Own Business y la Copa Confraternidad del Caribe con High Security en el año 2000, para volver a repetir la faena en 2002 con My Own Business en el Confraternidad, la Triple Corona de Front Stage y tres estadísticas en el coso de La Rinconada.
Muchos atributos para una carrera tan corta, pero que con velocidad la ha sabido llenar de éxitos y desde sus inicios, incursionó entre los mejores jinetes del patio.
-¿Lugar de nacimiento y fecha?
-Nací en Tucupido, estado Guárico el 6 de febrero de 1977.
El estelar jockey Jaramillo tiene 27 años a cuestas y pertenece al signo acuario en el zodíaco. Tiene dos hijos a saber: Emely y Emisael.
-¿Inicios?
-Comencé cuanto tenía 17 años en el hipódromo de Ciudad Bolívar, claro antes de eso yo corría ejemplares, carreras de cuarto de milla en mi pueblo, pues siempre me gustaron los caballos, desde pequeño, siempre tuve un amor por los animales y bueno aquí estoy todavía trabajando con ellos.
-¿Primer triunfo en Ciudad Bolívar?
-Un caballo llamado Mister Andrés.
-¿Arribo a La Rinconada?
-Llegué en el año 1998.
-¿Primer ejemplar en montar?
-Corrí ejemplares de Manuel Carrillo y el primer triunfo fue con el caballo Lancelot de Kiko D’Angelo.
-¿Los mejores caballos que has montado?
-He pasado por muchos caballos buenos, te puedo nombrar a la yegua Front Stage, una triplecoronada; el caballo My Own Business, un animal reconocido y otros buenos que he tenido la oportunidad de montarlos y para mí es un orgullo.
-¿Cuál ha sido tu triunfo más sensacional hasta este instante?
-Yo creo que el Clásico del Caribe y el Confraternidad, esos con clásicos importantes que cualquier jockey quisiera ganar.
Debemos recordar que Jaramillo conquistó con My Own Business el Clásico del Caribe del año 2000 en Puerto Rico y la Copa Confraternidad con High Security; y al año 2002 volvió a brillar con My Own Business en la Copa Confraternidad en el mismo hipódromo El Comandante de Puerto Rico.
-¿Y aquí en Venezuela?
-Aquí todas las carreras son importantes, porque yo veo el hipismo como un deporte bonito y es para mí un trabajo normal y cada día uno tiene que mejorar, y nunca descuidarse, siempre estar activo, porque es una profesión bastante riesgosa, hoy puedes estar arriba o mañana puedes estar abajo, y siempre hay que cuidarse de eso.
-¿Cuál es el estilo para montar que más te agrada?
-Un jockey tiene que ser completo. Pero es una gran ventaja que un caballo corra adelante, porque se evita el tropiezo, al caballo no le cae arena y depende también la distancia, pero el caballo que salga adelante tiene más ventaja para el que venga de atrás.
-¿Jockey que hayas admirado antes de hacerte jinete?
-Siempre he sido admirador y sigo siendo de Angel Alciro Castillo, Douglas Valiente, Juan Vicente Tovar; pues son tres jockeys que siempre han estado y estuvieron en la cúspide, y son tres jinetes distintos; que no corrieron de igual forma, pues tienen y tuvieron estilos diferentes, y en verdad he admirado a cada uno en su época.
-¿Con cuál entrenador has realizado mayor llave?
-He ganado casi con todos los entrenadores, con todos he tenido suerte. Mi primera monta triunfadora me la dio Kiko D’Angelo, lo cual es inolvidable para mí, porque fue mi primer triunfo en La Rinconada; Julio Ayala me ha ayudado bastante, gané mi primer clásico con Raen de su cuadra en el Cría Nacional; y siempre he ligado con todos.
-¿Alguna meta a futuro que desees?
-Gracias a Dios no puedo decir que lo he logrado todo, pero sí la mayor parte de las cosas buenas del hipismo. Y que más le puedo pedir a Dios, que me de salud para así continuar.
-¿Cuéntanos tu experiencia en los hipódromos de Estados Unidos?
-Es otro hipismo, muy distinto al de nosotros. Es un deporte más desarrollado, allá al jockey y al entrenador lo respetan, mientras que aquí uno se pierde con un caballo favorito y están pensando lo que es y no es, te denigran; en cambio allá no se nota, hay un respeto por el profesional, es un hipismo más limpio, que el de nosotros.
Jaramillo ha conquistado tres estadísticas en La Rinconada y logró en Ciudad Bolívar el título de aprendiz del año y la estadística el mismo año. Velozmente ha subido como la espuma y debe seguir escalando posiciones dentro del ámbito hípico venezolano, hasta llegar a su cima más alta.