Columnas Del Buen #Hipismo: DAVID GARCIA @reydavid85



COLUMNA ENSALADA HÍPICA
Foto: Run Run con Alberto Ettedgui

ÉRASE UNA VEZ LA PISTA DE GRAMA
En una oportunidad, quien escribe tuvo la posibilidad de entrevistar a Federico Carmona hijo, con relación a la escenificación de un clásico en La Rinconada, para un conocido programa hípico de televisión, y al final de la entrevista hizo mención a un tema que me llamó mucho la atención: la pista de grama que había en el hipódromo caraqueño. Recuerdo claramente que él me dijo estas palabras: “hay que hacer una campaña para dar a conocer a las nuevas generaciones que aquí hubo una pista de grama y lamentablemente nunca se le dio uso”. Una verdad del tamaño del sol.
Para ello, nos vamos a 1955 cuando todavía la actividad hípica estaba en El Paraíso. ¿Qué pasó ese año? Dos caballos importados que corrían en la tierra de El Paraíso, fueron a Estados Unidos a participar en un clásico sobre grama y llegaron uno-dos. Esa fue la historia de El Chama y Préndase, ambos argentinos que representaron a nuestro país.
Debido a esa apoteosis que generó la exacta de los representantes criollos, en 1956 se presentó la maqueta del nuevo Hipódromo La Rinconada, idea del Arquitecto californiano Artur Froelhich y que contó con la construcción de la Empresa Venezolana Eneca C.A, la misma que hizo el Hotel Humboldt y otras obras en el mandato de Marcos Pérez Jiménez. En dicha maqueta, aparecía una pista de grama interna que sí fue construida tal como se planificó, con sus “shutts” de salida y pedestal para el juez de partida, además de los puntos para el tele-timer.
Como reflejé la semana pasada, el hipódromo se inauguró el 5 de julio de 1959. En las fotos originales se ve la pista interna de forma impecable. Su longitud era de 1400 metros por vuelta, con dos shutts: uno para correr 1600 metros y otro para los 2000 metros. Sin embargo, el directorio del INH en 1965 resolvió destruir la pista de grama y convertirla a arena para “los entrenamientos”.La pista principal se amplió en 1974 y la interna quedó igual. Sin embargo en 1989 la pista de adentro se terminó de extender a 1600 metros.
Nunca se realizaron carreras de grama ni entrenamientos en la pista interna. Se dice que los jinetes (los de antes y los actuales) rechazan entrenar allí adentro por considerar que sus curvas son muy estrechas. En más de una oportunidad, han sido infructuosos los intentos de ponerla a funcionar para aligerar la carga que ha soportado la pista principal por más de medio siglo, pero nadie sabe que pasó y ese proyecto quedó en veremos, aunque en realidad debe retomarse. Algunos jinetes que corren en La Rinconada, han actuado en pistas de grama de hipódromos de Estados Unidos que tienen curvas mucho más cerradas y peligrosas. Fe de ello puede dar Jean Carlos Rodríguez cuando participó en la grama de Pimlico.
Pero revisando mi archivo, conseguí que solo una vez se utilizó la pista interna para una carrera. Fue en 1975 cuando se realizó una prueba con obstáculos para jinetes aficionados en 1400 metros, patrocinada por el INH y el Jockey Club de Venezuela. El premio fue de 4.500 bolívares y la ganó un caballo de nombre Run Run, montado por nuestro compañero Alberto Ettedgui Hidalgo con 70 kilos. Esa es la única referencia histórica que existe sobre el uso de la pista interna de La Rinconada.
¿Cuáles fueron los criterios que se utilizaron para quitar la pista de grama en 1965? Nadie sabe. Ese ha sido uno de las tortas más grandes que se hayan puesto en la hípica. Se destruyó la posibilidad de que nuestros caballos corrieran en pasto y fueran a competir afuera en las mejores carreras del mundo sobre grama. No pensaron en el futuro sino en el momento. Casualmente, ese mismo año se inauguró el alumbrado artificial. Fue un punto a favor pero, lo que hicieron con las manos lo destruyeron con los pies…