Columnas Del Buen #Hipismo: JAIME CASAS @jaimcasa






*** NO MUCHOS ERAN LOS QUE ESPERABAN ver a Good Friend, un caballo de hasta 1800 metros, pasar la raya adelante en el Fuerza Armada y derrotar, de la manera en que lo hizo, a un caballo de la talla de Roy’s Revenge. Y, por supuesto, los negativistas de siempre (los que sólo veían a Capitán y Arabian Faraz y el número de inscritos) no esperaban que la carrera resultase tan emocionante con ese duelo final que nos impregna de la tan gastada pero siempre útil paradoja del medio vaso vacío o medio lleno. Algo falta, sí; hay mucho que no está bien en nuestro hipismo, también; pero mientras podamos vivir tardes como la del domingo, como la del Fuerza Armada y sus 3200 metros del 5 de julio, y sentir esa vibración en las tribunas de un público que no defrauda, y de entrenadores como Don César Cachazo, a sus casi 83, enseñándonos a ser hípicos, sólo nos queda avivar la llama, recordando que nuestro hipismo lo tiene todo para ser un gran hipismo pero sólo falta que lo queramos un poco más, sobre todo quienes lo administran. Así un “un poquito de por favor”, como diría el nunca bien ponderado portero Emilio, de la serie española “Aquí no hay quien viva”.

El momento clave de la carrera fue desde el poste de los 1600 hasta los 1200. Habían pasado la raya por primera vez (1400 metros recorridos) y al iniciar la curva de la veterinaria se hizo fuerte la presión de Northern Beat sobre el puntero, y fue realmente allí donde empezaron a correr. Hasta el momento venían en cómodos parciales de 26,92 y 40,95 (+14,03), 55,18 (+14,23), 69,48 (+14,30), 84,71 (+15,23); la milla la pasaron en 112,67 (+27,96). Hasta aquí, fracciones más, fracciones menos, el promedio era de 14 cada 200 metros, algo que más parecía un traqueo de mantenimiento que una carrera, algo de esperarse en un recorrido como este (habría que ver las carreras inglesas en largo, y el lentísimo ritmo inicial con que corren para entenderlo). De allí en adelante, cuando se metió Northern Beat en la candela, fíjense los parciales: 25,32 (137,99 en 2000m), 50,58 (+25,26, 163,25 en 2400m), 75,25 (+24,67; 187,92 en 2800m) para luego bajar el ritmo un poco, 13,64 en los siguientes 200 (201,56 en los 3000m) y un 27,63 en el último cuarto de milla, totalizando los segundos 1600 metros en 102,88 (10 segundos menos que el primer tramo) y una victoria sensacional en un tiempo real (tomado por video,  con mínimo margen de error) de 215,55, casi siempre corriendo por centro de cancha (son unos cuantos metros más recorridos), por el estado de la pista luego de las lluvias antes del inicio del programa.
En general, con las personas que hablamos luego de la carrera (en caliente aun) coincidían en que la estrategia de Jaramillo con Roy’s Revenge no estuvo buena, por lo lejos que corrió. Es algo que es discutible, hasta cierto punto; quizás el gran y decisivo error fue no haber leído el “acelerón” 1600-1200 del que ya hablamos. Los parciales en que corrió (de nuevo, por video, con buen nivel de precisión) fueron 28,88 – 57,22 – 86,81, en 400, 800 y 1200; el video no dio para ver su ubicación exacta en la milla, 141,79 en 2000 y 165,42 en 2400 (este cuarto en menos de 24”), 188,80 (23,38) pero luego bajó el ritmo, a 27,53 para culminar en 216,33. La conclusión aquí es que Roy’s Revenge tuvo una muy buena movida en la curva final, pero en la recta perdió fuelle y, simplemente, Good Friend fue capaz de correr más rápido que él, a pesar de todo lo que ya había hecho en la carrera. Sin duda que Roy’s Revenge tuvo un buen margen en cuanto a los parciales para ubicarse un poco más cerca sin hacer mucho desgaste, pero nunca sabremos qué habría pasado con otro planteamiento. Definitivamente, el Fuerza Armada no es una carrera fácil.
El jinete José Gilberto Hernández, que ha ganado este año sólo con Cachazo, y 12 de sus últimas 14 victorias (desde mayo 2014), hizo un trabajo excelente con Good Friend. Sacó parciales increíbles, y supo medir bien la presión de Northern Beat cuando aceleró, retomando la punta con ventaja en la recta de enfrente. Es su primer clásico de grado en 16 años de carrera; en Valencia, con el campeón dosañero Lakers y con Caramelo Blue (en sus mejores años, allá por 2003-2005) había ganado selectivas.
*** CÉSAR CACHAZO es no sólo un ejemplo como entrenador. Es ese saber hacer al caballo (que no es otra que llevarlo al tope de su condición y mantenerlo allí, como hacían aquellos grandes de los que ya no quedan muchos), y mantener una conducta incuestionable en su profesión, pero es también el mensaje de constancia y dedicación que lo ha mantenido en una carrera profesional que ya pasa los 50 años, en seis décadas diferentes, habiéndose mantenido activo a pesar de que en sus 22 primeros años, desde 1965 hasta 1986, ganó apenas 31 carreras, pero nunca claudicó. Ganaba una o dos carreras en un año, y seguía madrugando a diario para estar con sus caballos. Entre 1987 y 1988 todo mejoró, pero cuando llegó Don Fabián, en 1989, su historia cambió, y pudo demostrar lo que sabía. Desde entonces, la hípica le reconoce como uno de los grandes de todos los tiempos, ganándose la admiración y cariño de sus colegas y el respeto de la afición. Más de una vez, Julio Ayala, el que más clásicos ganó en la hípica venezolana, nos dijo: “a ese señor yo sí que lo respeto cuando corre un clásico en largo”. Y que lo diga precisamente el “rey de la larga” no es poca cosa.
Este de Good Friend fue el triunfo selectivo número 110 de César Cachazo y 30 de ellos son Grado 1, para ser uno de los líderes históricos en esta categoría. Fue su cuarto Fuerza Armada.
*** OTRA VEZ VALENCIA EN CRISIS. No habrá carreras esta semana, y quien sabe cuándo volverá (puede ser la próxima semana, o puede demorar). Es parte por los daños a la balanza de los jinetes, del foto-finish y otros menores que causó un grupo de aficionados el viernes luego de la descalificación del favorito Oygenator (bien bajado, por demás), pero más porque los propietarios han levantado su voz, y exigen correctivos y seguridad para poder competir de nuevo, y poder asistir a las instalaciones. Estos últimos tiempos han venido pasando cosas insólitas en Valencia, como anulación de carreras por fallas del aparato (debidos a falta de mantenimiento del mismo), y la suspensión de un programa de carrera porque falló el tractor que mueve el aparato. Es tanta la voluntad de algunos que han querido seguir corriendo así (hasta se planteó la semana anterior correr todas las competencias en 1300 metros, porque allí estaba el aparato y no estorbaba) o hay quienes plantearon esta vez correr a puertas cerradas para que no haya nuevas manifestaciones de aficionados molestos, pero está muy claro que, el planteamiento de soluciones como esas sólo contribuyen a agravar problemas, pues lejos de solucionar, sólo promueven el malhacer. Es duro lo que sucede en el HiNaVa, pero es hora de poner los puntos donde corresponden y hacer un proyecto de hipódromo que realmente valga la pena. Las bases existen para que sea así.
A propósito de la acción de la “turba” de aficionados, Juan Macedo, en sus Anécdotas Hípicas, nos trae un artículo que publicó la Gaceta en noviembre de 1958, cuando algo similar sucedió en El Paraíso en sus últimos meses. La yegua Inquietud había llegado a 25 cuerpos la semana anterior, y salió luego ganando en el 5y6, derrotando además a una “muy mal corrida” Madam Recorder, que era la favorita de la carrera. En http://www.anecdotashipicas.net/TrabajosEspeciales/Disturbios_Hipodromo.php están hasta las fotos, con lujo de detalles.
*** PARA EVALUAR. Se disputaron 19 carreras este fin de semana en La Rinconada. Hubo 18 “torres”; en 17 de las carreras hubo una (se entiende por “torre”, hoy en día, todo caballo con dividendo inferior a 8,50, porque así lo han definido los banqueros, que tienen su propio sistema y es el que manda, lamentablemente); en una carrera hubo dos (la de Mr. Pistacho-Kings Court); 11 de esas “torres” ganaron, 3 llegaron 2°, 1 llegó 3° y 2 en el 4°; el único fracaso estruendoso fue Hija de Plata.
En cualquier jornada que se quiera evaluar, por ejemplo en Estados Unidos, hay que “escarbar” para encontrar un caballo que esté 3/5 en las apuestas o por debajo de eso. Para muestra, tomamos los 9 featured tracks de www.equibase.com y bajamos los charts del día sábado, buscando carrera por carrera, dividendo por dividendo ¿el resultado? Aquí, con detalles: Arlington, 8 carreras; 0 “torres”; Belmont, 11;2;2 ganaron; Delaware, 9;0;0; Gulfstream, 10;0;0; Laurel, 8;1;0; Louisiana Downs, 8;2;2; Monmouth, 12;1;1; Parx Racing, 9;2;1; Woodbine, 10;1;0. En resumen, 85 carreras, corrieron 9 “torres”, ganaron 6. O sea, en una de cada 10 carreras hay un “súper favorito”.
La diferencia entre las carreras de EUA y las nuestras es, principalmente, la programación. Hay numerosos factores, como la calidad y cantidad de caballos, calidad de pista, días de carrera, premios, etc. Pero el que se lleva el 80% es la programación, y ese es el gran problema en Venezuela, donde tenemos más que suficientes caballos, pero poca organización y una en extremo obsoleta programación que se traduce primero en carreras muy disparejas y, segundo, en que muchos animales aptos para correr, sobre todo de ganadores de 2 hacia arriba, se quedan sin participar por no tener llamados o quedar desiertos. Todo un tema.
*** CURIOSO. Con respecto a las “torres” de las que hablamos arriba, de las 18 Jaramillo corrió 6 (ganó 4 y 2 segundos) y Sarmiento 5 (ganó 3, 1 segundo y 1 cuarto). MJ Meleán corrió 2 y ganó uno.
*** LOS MEJORES DE LA SEMANA. Entre los entrenadores complace tener como primer nombre a César Cachazo, quien ganó 2 de 4 y fue el líder en dinero, gracias principalmente a Good Friend; Juan Carlos Ávila fue el que más ganó, con 3, y también duplicaron Parilli y José Gregorio Querales, y en Valencia Pérez P. e Ismael Martínez / Emisael Jaramillo, ganando 4 de 7, lideró la semana en victorias y en dinero; destacó Sarmiento con 3, y por dinero le secundó José Gilberto Hernández, el de Good Friend, quien también duplicó en la semana, junto a los aprendices Johan Rengifo y José Balliache / Tamanaco fue el haras líder de la semana. Nuevo clásico Grado 1 para su historia, y en la semana 4 triunfos, con producción cercana a 1,2 millones, sobre Oropal, que ganó 5, y Los Aguacates, 4.
Algunas estadísticas interesantes para resaltar, que incluyen la primera semana de julio, pero bien valen para calibrar el primer semestre del año.
A nivel nacional, Oropal es Líder Haras, y La Orlyana es primero con los tresañeros, pues ha ganado 30 carreras, casi duplicando al segundo mejor haras en victorias, que es Vista Hermosa. Tiene 5 ganadores selectivos La Orlyana este año, contando sólo a los de 3 años de edad. En Valencia, la estadística general de haras la comanda Vista Hermosa y en Santa Rita comenzó a dominar Los Aguacates. Champlain, por Seeking the Gold de La Primavera, se mantuvo como el Líder Semental, y le van muy cerca League of Nations, A.P. Indy de Los Caracaros, Documentary, un Storm Cat de Monumental, Deliberately, otro A.P. Indy, del Oropal, mientras cierra Water Poet, Sadler’s Wells del Stud San Gabriel, alojado en Vista Hermosa. El mejor criollo es Águila Negra, que tiene apenas 12 corredores y ha ganado 11 carreras. Entre los tresañeros también lidera Champlain, sobre Water Poet y los debutantes King Seraf y Vacation, mientras Miner’s Lamp se ubica quinto.
En La Rinconada, el mejor haras es La Orlyana, con apenas 47 corredores, y números excepcionales. Supera a Los Aguacates y dejan tercero al líder nacional, Oropal. El Stud, muy cómodo, es La Invasión, duplicando a Ferálico y Alvajos. Como padrillo está Documentary, un Storm Cat, con poco margen sobre League of Nations, un A.P. Indy, y tercero está Miner’s Lamp (Seeking the Gold) sobre Water Poet (Sadler’s Wells), que es cuarto.
*** EL DOMINGO, en la gran jornada selectiva de Gulfstream Park, Javier José Castellano, Gustavo Delgado y el Grupo 7c, se llevaron par de clásicos: en la octava del programa se impuso Grand Tito, en el Miesque’s Approval Stakes de 75 mil dólares, que era el gran favorito en la carrera de 1700 metros en grama; y seguido , en la novena, Grand Bili, un tordillo por City Zip, derrotó al favorito Barbados en el Gr. 3 Carry Back Stakes, de 1400 metros y en arena. Castellano siguió ganando, un Grado 2 en la décima, y en la undécima se cortó la racha, al llegar 3° con Wildcat Red, el de Garóffalo. Protagonismo 100% venezolano en grandes eventos.
*** NINFA DEL CIELO trabajó 1000 en 62,45 el sábado, en Gulfstream. Un trabajo más estándar, sin pedirle demasiado, para avanzar en su preparación. Quizás le falten dos briseos más hacer su debut en los Estados Unidos.
*** NUNCA UN NOMBRE mejor puesto que La Efedieciseis. Realmente vuela esta potra, y los 1100 metros parecen hechos a su medida. Sólo perdió una vez, cuando la subieron a 1300 metros, y, tras esa derrota, la corrieron seguido bajando a su distancia para lograr fácil victoria. Es una hija de Peace Chant, semental de La Quebrada, y su madre es Tijereta, por Too Many Notes, la misma del buen millero Chenoma, que entrena Halí García y nació en Haras El Rosal, de Alfredo Ledezma, corriendo para los colores del propio entrenador, Haragar, de HARAmón GARcía.
*** LA QUE PREPARAN CON PHAROAH. Ya anunció Zayat esta semana que su triplecoronado, American Pharoah, apunta hacia el Haskell Invitational de Monmouth Park, como su siguiente actuación. Es una carrera de mucho prestigio y es sólo para tresañeros, así que con frecuencia la corren varios de los mejores de la generación, en su avance hacia los grandes clásicos de final de temporada. Zayat vive en New Jersey, el estado donde se encuentra Monmouth, y Baffert, quien ya dio el visto bueno, es un 7 veces ganador de la carrera, y de paso, será exaltado este año al Salón de la Fama de Monmouth, el mismo día del Haskell. El hipódromo ha puesto todo de su parte para que el Pharoah sea el primer triplecoronado en correr allí; han anunciado desde ya el Pharoah Phan Phestival, que durará tres días, con grandes clásicos y celebridades invitadas. Zayat, por su parte, espera poder convocar a residentes de New Jersey como Bruce Springsteen, Jon Bon Jovi y Kobe Bryant. No es que estén confirmados, pero es que se lo están pensando en grande para hacer una jornada hípica que vaya más allá, y atraiga nuevo público a las carreras.
*** PARA COGER DATO. Churchill Downs acaba de anunciar su calendario clásico para el meeting que inicia en septiembre, y una de las novedades es el Lukas Classic, de 175 mil dólares en premios, que se correrá en honor a uno de los grandes de todos los tiempos del entrenamiento, D. Wayne Lukas, quien está aún activo en la profesión. Será una carrera de 1800 metros, para tresañeros y más, que haría el papel de antesala a la Breeders’ Cup Classic. Establecida en 2013, primero se llamó Homecoming Classic, y ahora tendrá un mejor objetivo.
En Venezuela es hora de tomar nombres como por ejemplo el de Julio Ayala Coronil para una Copa, o Daniel Pérez García. A Millard Ziadie y Domingo Noguera, por ejemplo, le hicieron su homenaje en vida. Ya sería tarde para Daniel, pero la de Julio sería más que justa de implementar cuanto antes, por toda la historia que dejó sembrada en nuestro hipismo con tantos clásicos ganados, con números que son sencillamente inalcanzables. Hay que actuar.
*** EN PROBLEMAS KIRK ZIADIE, líder del meeting actual de Gulfstream con unos números bárbaros, pues ha ganado 22 de 45 (49%). Su matrícula venció el 30 de junio (martes) y la renovación la tienen en suspenso, por los 5 casos positivos a Clenbuterol que tuvo en 2013 y otros 9 que están pendientes, aunque este alega que es producto de contaminación de las muestras.
En esa estadística está Antonio Sano en el tercer puesto, cerca con 17 triunfos; y Gustavo Delgado tiene 16, hasta el 30 de junio.