#Hipismo Dr. Julio de Jesús Lobo: "Bambera ha sido mi mejor paciente"

El Doctor Lobo tiene más de 35 años en la profesión.
Foto cortesía: liderendeportes.com.


Tomado íntegramente de: Mundo Hípico.

Por: Pedro Casella.

En las carreras de caballos hay protagonistas que muchas veces pasan desapercibidos por los aficionados hípicos. Entre ellos, los médicos veterinarios.

Julio Lobo es sin duda uno de los profesionales veterinarios, que ha destacado en nuestro hipismo nacional. Posee más de 35 años de experiencia y miles de carreras ganadas.

¿Cómo incursiona en el hipismo?
Desde que era estudiante me llamó siempre la atención la parte equina. Hice contacto con el Doctor Julio Rodríguez y empecé a venir al hipódromo, al hospital veterinario y algunas caballerizas. Cuando me terminé de graduar intenté buscar un cargo dentro del hipódromo y empecé con radiología y radioterapia, luego empecé con la parte clínica, esto me ayudó a tener más experiencia y práctica.

¿En qué año comienza a trabajar en el hipódromo?
Comencé en el año 78 como médico veterinario oficial del Instituto Nacional de Hipódromos. Ahí trabajé 13 años hasta que empecé a laborar en privado. Los primeros caballos fueron de Oscar Carmona, la yegua Stillwater fue una de las primeras que atendí, una gran campeona y luego en la cuadra de César Cachazo.

¿Cuál ha sido su mayor satisfacción en La Rinconada?
Han sido muchísimas. Por ahora te diría que Stillwater. Bambera en el Clásico del Caribe, creo que fue una enorme satisfacción porque no estaba lista para ganar después del viaje y lo hizo batallando y ganó una gran carrera. El caballo El De Chiné, tuvo gripe a una semana del Clásico del Caribe, lo recuperamos y ganó. El Gran Sol un caballo de hierro, de verdad han sido muchos caballos que algunos se me escapan de la mente. Son 35 años de profesión y he ganado todos los clásicos, eso me ha dejado muy satisfecho en mi trabajo.

¿Su mayor decepción en los casos tratados?
También han sido muchos. El de Chiné es uno de los que más me ha dolido, porque al caballo aún le faltaba mucha campaña por hacer y se complicó con un problema digestivo y falleció.

¿Su mejor paciente?
Bambera, creo que ha sido ella porque demostró lo muy buena que era.

¿Alguna anécdota jocosa o penosa?
El caballo Marconi me lo regalaron porque no servía. Intentaron hacerle de todo para curarlo de un tendón, pero no se pudo hacer nada. Corrió así y ganó tres carreras y llegó tres veces segundo en su campaña y ahora es excelente padrillo. Otra anécdota es Small Wolf que me costó 30 mil bolívares y ganó 13 carreras. Le puse ese nombre por mi hijo menor, él es al que más le gusta el hipismo y por eso el nombre del caballo.

¿Su mejor amigo dentro del hipismo?
Es muy difícil, creo que todos somos amigos dentro del hipismo, y más que un amigo son casi familia, porque de eso se trata el hipismo, todos somos familia.