#MLB #Beisbol IGNACIOSERRANO: Abran paso a Gerardo Parra y Félix Doubront

Félix Doubront no está viejo. Pero a sus 27 años de edad, hace rato que dejó de ser un prospecto.
Llegó a ser uno de los principales valores emergentes en las granjas de los Medias Rojas. Su llegada a Boston fue una esperanza. Su salida causó decepción.
A Doubront lo cambiaron de equipo en el proceso del 31 de julio del año pasado. Había perdido su estatus con los patirrojos, donde dejó 4.82 de efectividad en 98 juegos. Pidió ser enviado a otra divisa y los Cachorros tomaron la apuesta.
Theo Epstein, presidente de los oseznos, firmó al zurdo en su época como gerente general de los bostonianos. Era natural que aceptara el envite.
No le fue mal en Chicago. Doubront mejoró a 3.98 en cuatro presentaciones, una muestra muy pequeña para sacar conclusiones, ciertamente, pero con mejores resultados que en la etapa anterior.
Vino entonces el spring training, la disyuntiva de Epstein y la decisión de dejarlo ir, ante la perspectiva de que su elevado salario, por entonces, no pagaría las actuaciones que proyectaba el carabobeño en la primavera boreal.
¿Fue un error? ¿O es un espejismo lo que hemos visto en este comienzo de 2015, en el que Doubront lanzó dominantemente en triple A y se reestrenó en grande con los Azulejos?
Aún tiene los pitcheos. Lo probó en las menores y nuevamente con las dos presentaciones que ha hecho con Toronto. Le falta la consistencia. Ojo con él, si es que ya ha dominado la zona de strike.
No hace falta cumplir con las expectativas iniciales para conseguir una fructífera carrera en las Grandes Ligas. Es cuestión de subirse al tren antes de que el último vagón abandone el andén.
Gerardo Parra perdió la titularidad el año pasado, a pesar de dos guantes de oro. Su ofensiva no era suficiente. No se correspondía con la del prometedor toletero que tiranizó las categorías inferiores de los D’backs.
Parra cumplió 28 años de edad en mayo y lo celebró con batazos de todos los calibres. La lesión de Kris Davis le abrió la posibilidad de jugar a diario y su producción le atornilló en el primer turno del lineup.
Craig Counsell, manager de los Cerveceros, acaba de adelantar a la prensa de Milwaukee que el retorno de Davis no implica que Parra irá a la banca. ¿Cómo sentarlo, si está encedido? Batea sobre .300 y ha mostrado una vena jonronera que le llevó a dar cuadrangulares en el primer turno del juego en juegos separados por sólo cuatro días.
El zuliano posiblemente cambiará de organización. No tiene sentido que siga con los lupulosos, donde es el cuarto jardinero detrás de Davis, Carlos Gómez y Ryan Braun. La novena, además, está en los últimos lugares de la Liga Nacional y, pese a una buena racha reciente, debe ser uno de los vendedores este 31 de julio.
Puede que Parra se convierta en una ganga para quien compre su contrato. Todavía no es una estrella, pero hay claras señales que permiten creer que todavía puede convertirse en un outfielder diferente, uno con capacidad de jugar a diario por su producción. Porque la defensa ya la tiene.
Ninguno de los dos, él o Doubront, han hecho méritos para ser considerados entre los mejores representantes de Venezuela en las Grandes Ligas hoy. Pero no todo el mundo madura al mismo ritmo, y ellos tienen las herramientas, el potencial y la edad. Cuidado con ellos.
Publicado e El Nacional, el jueves 8 de julio de 2015.