#MLB @Beisbol @Parley IGNACIO SERRANO // Ese gigante llamado José Altuve

José Altuve parece predestinado a hacer historia en los diamantes, a pesar de haber tenido que luchar para recibir la oportunidad de jugar beisbol profesional, debido a su baja estatura.
En su primer año en las Grandes Ligas dio el aviso, al comenzar en clase A y hacer el recorrido completo, hasta las mayores.

En su segundo año ratificó aquel anuncio, al convertirse en el segundo pelotero en la historia que disputa el Juego de Estrellas al año siguiente de haber sido llamado al Juego de Estrellas del Futuro.

Sí, el futuro llegó pronto para este venezolano con raíces en Puerto Cabello y Maracay.

Su tercer año transcurrió discretamente, a pesar de las 35 bases que robó.

En su cuarto año fue líder con 225 hits, 56 estafas y .341 de average. Impuso sendos récords para los Astros y para la embajada criolla, con ese total de imparables. Se convirtió en el primer integrante de la franquicia de Houston con una corona de bateo.

Altuve no ha bajado el paso en su quinto año, por más que parezca seguro que su compatriota Miguel Cabrera le arrebatará esta vez el título de los bateadores en la Liga Americana.

Este viernes llegó a 800 indiscutibles en su carrera y dio otra señal de que va a un ritmo récord. Ningún miembro de los Astros había alcanzado esa cifra en sólo 647 juegos. El gran César Cedeño, dueño de la antigua marca, lo logró en 707, nada menos que 60 compromisos más.

Así continúa Altuve su asombrosa marcha, mientras lidera nuevamente la Americana en total de hits y persigue otro título como máximo robador de su circuito.

Un gigante. Eso es el camarero.