#Beisbol #LVBP IGNACIO SERRANO /// Claves para entender la novela del Universitario.

¿Por qué empezó el problema?

La Fundación UCV, los Leones y los Tiburones firmaron un contrato de arrendamiento por cuatro temporadas, hace un año, vigente hasta 2018. Debido al avance de la inflación, los administradores del estadio Universitario invocaron hace semanas una cláusula de revisión, para solicitar renegociar.

¿Qué argumentó la Fundación UCV?

Que cobrar 9 millones de bolívares por la campaña 2016-2017 es muy poco. Que los equipos deben colaborar con el mantenimiento y refacción del escenario, como sucede ahora mismo con los clubes de fútbol en el campo vecino.

¿Qué argumentaron los equipos?

Que entienden esos argumentos y han estado dispuestos a renegociar. Subieron la oferta de alquiler alrededor de mil por ciento, dicen.

¿Son comparables los casos de ambos estadios?

No. El estadio Olímpico era una ruina, producto del mal mantenimiento de la propia UCV. El Universitario también requiere mejoras, pero suele ser maltratado, vandalizado y a menudo saqueado durante los meses en que las novenas no están a cargo. La Fundación UCV es responsable de la vigilancia y el buen trato del lugar.

Las más importantes mejorías al Universitario se han hecho por iniciativa y con inversión de las divisas, como las sillas nuevas y la pantalla gigante. Otras, como el estacionamiento estructural y la sustitución de los viejos bancos, fueron realizadas por el Comité Organizador de los Panamericanos 83.

¿Era real la emergencia que plantea la Fundación UCV?

Sin duda. La situación económica nacional es crítica y el valor del dinero es cada vez menor. Y es un hecho que existe la necesidad de hacer refacciones.

¿Por qué no construyen los equipos su propio parque?

Un estadio para 30.000 personas cuesta decenas de millones de dólares. No es real la idea de que los clubes puedan construirlo, y menos tomando en consideración que será usado por tres o cuatro meses al año, otra diferencia clave respecto al Olímpico. Un escenario así requiere el aporte oficial, directo o a través de impuestos, como se hace incluso en las Grandes Ligas. Así fue con el propio Universitario.

¿Por qué no juegan en La Rinconada o en La Guaira?

Ambos proyectos están parcialmente detenidos. Si se trabaja a plena capacidad, quizás pudiera ocurrir en la campaña 2017-2018.

¿No estaban resueltas ya las diferencias?

La Fundación UCV comunicó varias veces que prácticamente todo estaba definido, pero los equipos lo desmintieron. La semana pasada pareció haber humo blanco y, según fuentes de ambas aceras, hubo un acuerdo verbal.

¿Por qué sucedió un nuevo retroceso?

Los equipos denunciaron que la Fundación UCV pidió cobrar por el estacionamiento de peloteros y de directivos, por la zona donde se venden alimentos y bebidas, y por el bar del VIP, aspectos que, sostienen, no estaban incluidos en el contrato.

¿Por qué la LVBP puso una fecha tope?

Porque quedan dos meses y una semana para el Día Inaugural y hace falta planificar viajes, alojamiento y logística. Por eso quieren definir sedes alternas.

¿Por qué se repite esto, año tras año?

En realidad no es así. Las discusiones sobre el arrendamiento del parque ucevista fueron comunes hasta los años 80 y parte de los 90. En los últimos tres lustros hubo paz.

Eso, más o menos, resume el polémico caso del alquiler del Universitario.