#MLB #Beisbol /// DAVID ORTIZ ¡Gran carisma!


El carisma que exhibe dentro y fuera del terreno representa uno de los principales valores y atributos que a juicio de directivos y scouts  del béisbol ha engalanado la carrera de David Ortiz, principalmente desde que en el 2003 aterrizó como jugador en la Nueva Inglaterra.
Desde que Pedro Martínez y Manny Ramírez le hicieron subir la cabeza tras la inesperada baja recibida por parte de los Mellizos de Minnesota en el 2002, Ortiz puso a prueba su perseverancia y llegó a Boston solo por las recomendaciones que sobre su persona hicieron sus dos compatriotas a la sazón ejes primordiales de una franquicia que recién venía de su pesadilla 85 sin probar el néctar de una corona.
Colocar buenas estadísticas en su debut con los Medias Rojas en el 2003, con 31 jonrones y 101 remolcadas en 448 turnos se convirtió en el preludio de lo que vendría después de atravesar sus primeros años en que fue un jugador de mínimo aprecio por los Marineros de Seattle y Mellizos.
Un año después, David era protagonista de dos de los principales acontecimientos acaecidos en los últimos tiempos en el béisbol, el regreso exitoso de los Medias Rojas en la Serie de Campeonato del 2004 ante los Yankees, luego de caer debajo 0-3 y días después la conquista de la Serie Mundial por la franquicia, que borró 86 años sin alcanzar una, un hecho que nunca hicieron símbolos del club como Ted Willliams, Cal Yastrzemski, Carlton Fisk, Roger Clemens, Jim Rice o Fred Lynn.
<a href="http://us-ads.openx.net/w/1.0/rc?cs=fiInstance_101888_3_7368486_iframe&cb=c06deb4ecf&c.zoneid=fiInstance_101888_3_7368486&r0=http://cdn.firstimpression.io/delivery/ck.php?oaparams=2__bannerid=9411__zoneid=101888__cb=c06deb4ecf__oadest=" ><img src="http://us-ads.openx.net/w/1.0/ai?auid=538505420&cs=fiInstance_101888_3_7368486_iframe&cb=c06deb4ecf" border="0" alt=""></a>
David fue uno de los héroes principales, bateando .545 (11-6) en la Serie Divisional, .387 (31-12) con tres jonrones y 11 remolcadas en la Serie de Campeonato, cerrando su brillante actuación con .308 (13-4) en el Clásico Mundial frente a los Cardenales de San Luis. Todo esto siguió a una jornada de .301 41 jonrones y 139 remolcadas con 47 dobletes en la ronda regular.