Columnas Del Buen #Hipismo: OSCAR ARMAO M. @OscarArmao

@OscarArmao

(Noviembre 16, lejos de última quincena, agotada la primera)

La segunda Asamblea de propietarios de Studs realizada en un Salón del Marriot en El Rosal reveló poder de convocatoria, de nuevo promovida por el conocido sector que viene cuestionando la actual administración del INH, el desempeño de Asoprorín y también de las empresas que manejan (sin son ni ton en criollo, por no decir más transparencia y efectiva contraloría) la taquilla y 5y6.


Por el final, daba su importancia.

Dicha Asamblea aprobó por amplia mayoría (mejor, unanimidad) la fundación de un Frente Hípico Nacional y un comité o bufete de cinco abogados conocedores de los vericuetos hípicos para establecer la base jurídica, conforme a la Constitución y leyes de la república Bolivariana de Venezuela.


Para el primer envión, acicate o aguijón en la formación de dicho Frente que desde luego tendrá como norte el efectivo rescate de la empresa hípica nacional, se nombró una comisión de siete miembros, a saber:

Simón Hernández, Michel Douaihy, Pedro Acuña, Carlos Vallejo, Armando Rodríguez, Manuel Barreto y Federico Carmona. En los preámbulos de dicho Frente Nacional que debe contar con el apoyo de todos los sectores, se incluye a Freddy Escobar por la fuerza laboral (en este caso profesionales) y, por elegirse, un representante de los Centros Hípicos.


La Asamblea numerosa, preocupación reflejada en rostros serios y con cierto abatimiento y tristeza a la vista del humilde cronista, se atendieron los planteamientos o primeras recomendaciones del señor Vallejo Rojas, quien describió once puntos, helos aquí:

1) Incrementar en 8 veces los premios actuales en cada llamado de carreras.

Si la de perdedores tiene un millón para repartir pasaría a ocho millones de bolívares. De manera que el caballo o yegua ganadora puede garantizare el pago de unos tres meses de manutención, dijo Carlos Vallejo.

2) Nombrar una comisión integrada por 5 personas hípicas y honestas que deben reunirse cada 4 meses con las autoridades del INH a fin de revisar la inflación ocurrida en ese período e incrementar ese factor en el pote de premios para el siguiente cuatrimestre.

3) Incrementar el cobro de galope de Bs.500 hasta Bs.800 una vez resuelto el problema con el INH.

4) Nombrar una comisión de 5 personas para el deber de reunirse cada 4 meses con Asoprorín. Asunto. Ajustar el factor inflacionario e incrementar el costo/galope para el próximo cuatrimestre.

5) Pagar inmediatamente a los caballerizos todas las deudas contraídas y por contraer hasta el 31 de diciembre.

6) Exhortar a todos los propietarios a ponerse al día con las deudas existentes con Asoprorín hasta el 31 de octubre. Lo comentado implica matchear deuda Asoprorín versus Deuda propietarios. (N. de la R) Matchear es un galicismo, pero al parecer válido entre ingenieros y gerentes de grandes empresas. Traduce concordar, emparejar, etc.

7) Solicitar reunión inmediata con las autoridades del INH para tratar todo lo señalado con los puntos anteriores más otros puntos adicionales.

8) Poner al día todas las instituciones gremiales. Elecciones inmediatas en Asoprorín. Asociación de Jinetes. Entrenadores. Etc.

9) Solicitar auditoría a fin de comparar ingresos por versus egresos.

10) Reducir el Take Out (pechaje a las apuestas con la finalidad de generar mayores ganancias a quienes invierten en las taquillas)

11) Implementar nuevamente las transmisiones hípicas por Radio y TV interesados. (Este sería un punto para estudio de amigos hípicos en la Asamblea Nacional, José Guerra entre ellos, dado que el hipismo injustamente fue calificado en lugar de Deporte-Espectáculo, en apuestas de envite y azar, como si se tratara de loterías, cartas o ruletas.

Carlos Rafael Vallejo, tal vez en la actualidad con el Stud de mayor número de efectivos, dijo que en esta lucha (en la cual se la juega con honroso empeño) no desmayará, porque le duele el hipismo, la hípica nacional, en la cual ha estado activo desde hace más de medio siglo. Que solo aspira la vuelta a la grandeza del espectáculo, la exaltación del purasangre, como está seguro es el deseo de millares de aficionados en todo el país.


Ojos y oídos: Que luego de revisión, requisas en las cuadras, un veterinario por la autoridad y otro del lado defensor, son 246 purasangres que deben abandonar las caballerizas por estar largamente inactivos, por diversas causas. Fracturas o lesiones que requieren más tiempo aun para su actividad o que habrían sido abandonados. Los transportistas que harían el despeje, están listos, trascendió. Solo se ignora el destino. ¿Qué harán con esos caballos o yeguas aparentemente inservibles? Se oyen apuestas. Nadie los quiere. ¿Eutanasia masiva? Ojalá que no. En todo caso aclaren. No importa que oscurezca.

Al fin parece que todos caen en cuenta por qué nació Asoprorín. En aquellos tiempos un amigo daba noticias en tono mayor. Los cuatro presidentes, resolvieron esto, o aquello. No había nacido Uniproca, entonces cuestionadora, y se decía de su maestranza con los mejores y más costosos ejemplares.

Asoprorín era (y al parecer ya no lo es) una asociación de asociaciones o corporaciones cuya directiva está conformada por los presidentes (o designados) de Cavepro, Coproca, Uniproca, Jockey Club y Asociación Hípica. En consecuencia, dicha Confederación no puede hacer elecciones. Las hacen el Jockey Club, Coproca, etc, y de allí emanan las directrices. Es lo que se trató de explicar durante años pero aquí, nadie entiende o no entendía, hasta que surgió el dedo mandador que todos conocen y quitó o se deshizo lo que estaba hecho con muy buena intención. Asoprorín manejó aparte de lo conocido, la cuestión de los premios, la autoridad patronal ante los profesionales y trabajadores directos con los purasangres, viajes para los Internacionales del Caribe, y la que fuera exitosa Gala Hípica Internacional, por ejemplo. El nombrado dedo mandador que tanto daño hace en democracias desde que esta nació con los principios de Aristóteles y pensadores al estilo de Raymond Aron, Max Weber, Alexis de Tocqueville y el mismo Rousseau, conduce pues a fracasos o cuestionamientos que hoy por lo visto confrontará la Asoprorinh (así la llaman varios amigos de lenguas virulentas) que al “nacer” tras el período en mi humilde opinión injustamente cuestionado de Hugo Albarrán, borró nombres como el de Alfonso Delgado, exitoso gerente en la empresa privada y un hípico cabal. ¿Conocen del exitoso mandato del doctor Oscar Centeno Lusinchi? Dejaba cuentas claras y chocolate espeso, dólares, que en su momento fueron garantía para los internacionales. El doctor Centeno pudiera ayudar en la constitución legal del Frente ¿patriótico? Hípico Nacional que por lo visto no nacerá con la intención de guerrear, negar ni dividir. Al contrario, poner orden en la fea.

Terminada la Asamblea o reunión de propietarios, (con algunos criadores, profesionales y en fin, gente ávida de información) quienes están asumiendo por cuenta y riesgo estas convocatorias que en nada tienen que ver con el injusto paro de actividades (poco a poco, Lázaro parece despertar) se lanzaban al afanoso trabajo organizador. Digno y ejemplarizante. Sí creo que se salvará el hipismo. Y tampoco creo en eso de que toda esta crisis fantasmal ¿infernal? no es más que malsana maniobra para pescadores en río revuelto de infamias y mentiras. Y si así fuera pues, sencillamente, no pasarán la raya. No pueden ganar!