#Beisbol #LVBP IGNACIO SERRANO /// Cuidado con la tribu

Resultado de imagen para caribes de anzoateguiEstos Caribes son una obra en progreso. Una divisa en proceso de fortalecimiento, a la que hay que temer especialmente ahora, que han asegurado su lugar en los playoffs.

La tribu tuvo una inestable primera parte de la eliminatoria. Nunca estuvo claramente en riesgo. Sin embargo, el manager Omar López ha tenido que hacer constante corte y costura con el staff de lanzadores, un departamento crucial para cualquier contendor.

El dominicano Dennis Phipps y el margariteño René Reyes cargaron con la novena desde el comienzo. Todavía arden con el madero. Son candidatos al Jugador Más Valioso.

Alrededor de ellos se fueron incorporando los demás. El recién adquirido Luis Jiménez sorteó lesiones y no pudo actuar con libertad hasta después de algunas semanas. El slugger Balbino Fuenmayor llegó cuando avanzaba la primera mitad. También los grandeligas Rafael “Balita” Ortega y Tomás Telis. Y luego, siendo los pasos de estos, el resto de esa potente nómina que hoy defiende a Anzoátegui.

Porque la gerencia ha logrado una sorprendente y entusiasta respuesta positiva de los bigleaguers orientales. Hay ausencias, ciertamente, pero también abundancia. Llegaron Orlando Arcia, Alexi Amarista, Oswaldo Arcia y últimamente Ehire Adrianza. El lineup de López se convirtió en una de las alineaciones más peligrosas del circuito. Regala pocos outs fáciles, noche tras noche.

El cocktail se fue completando con jugadores de mucha ayuda, incluso desde un perfil discreto: el bigleaguer Hernán Iribarren, que estuvo al inicio, antes de marcharse por el avanzado estado de embarazo de su esposa; el capitán Niuman Romero, que nuevamente ha aportado bateo y fildeo; y muy especialmente el catcher Rossmel Pérez, que ha cabalgado sobre los .300 toda la zafra, en la mejor cosecha de su vida.

Es una escuadra eminentemente oriental. Telis y Ortega están jugando muy posiblemente por el tino que tuvo la gerencia, al traérselos cerca de sus casas, el mismo formato que antes funcionó con los Arcia.

Más complejo ha sido el proceso vivido por el staff de pitcheo. Se suponía que el derecho Yéiper Castillo iba a ser la figura alrededor de la cual se estructuraría la rotación, pero ha sufrido altibajos. Yorfrank López dejó de ser una opción viable, al llegar los meses más duros, y el mejor brazo de la primera mitad, Matt Tomshaw, terminó su contrato y se marchó.

Los apuros con los iniciadores han sido mayores en el bullpen. La ausencia de Pedro Rodríguez, en medio de una larga negociación contractual, estuvo acompañada por la demora en la llegada de Cody Hall. Nadie dio un paso al frente para dominar en los innings finales, a Maickol Guaipe no le fue bien, Kyler Newby se perdió por el descontrol…

Nadie aquí suma siquiera cinco rescates en la 2016-2017, un detalle revelador.

Hall llegó, Rodríguez firmó y los indígenas comenzaron a ganar. También arribaron Brian Burres y Daryl Thompson, que empezaron a dar estabilidad al cuerpo de abridores, sumándose a Shane Youman.

A estos Caribes todavía les falta. Es un riesgo que tanto dependa de su formidable lineup. Pero el staff luce mucho mejor ahora y les queda el draft del viernes, para buscar las piezas faltantes.

Hay que temerles. Anzoátegui ha venido ensamblándose bien en estas últimas semanas, y sus peloteros saben cómo ganar en enero.