#Beisbol #MLB IGNACIO SERRANO /// ¿Futuros grandeligas?

Luis Torrens fue un prospecto importante en su proceso de Julio 2, hace poco más de un lustro. Desde entonces, se decía que era un futuro grandeliga, que tenía el talento para seguir los pasos de Miguel Montero y Salvador Pérez.
¿Le llegó la hora? Torrens fue tomado por los Rojos de Cincinnati en el Draft de la Regla 5 y de inmediato fue cambiado a los Padres de San Diego. Está muy cerca la hora de su graduación, en caso de poder mostrar suficiente madurez en los entrenamientos primaverales. En febrero buscará hacer el grado.
¿Tiene chance? La suya es una de las tareas más difíciles entre los jugadores que son seleccionados por este mecanismo. Un pitcher como Johan Santana pudo quedarse todo el año con los Mellizos de Minnesota porque un equipo tiene siempre uno o dos lanzadores que vienen a trabajar con pizarras abiertas. Pero un catcher debe tener la habilidad para bloquear,  la mecánica para tirar a las bases, la capacidad para mascotear y la inteligencia para llamar los pitcheos. No es gratuito que arden más que otros peloteros para llegar a las Mayores.

Apenas tiene 20 años de edad y viene de jugar en Clase A media. Parece una apuesta arriesgada de los Padres de San Diego, que le pidieron a los Rojos el favor de tomarle en el sorteo, para luego negociarlo por dinero y un jugador a ser nombrado.
Pero los religiosos parecen dispuestos a apostar por él. No van a competir en 2017, lo que les permitiría el lujo. El ex prospecto Austin Hedges es el candidato a titular. Christian Betancourt, asoma como su suplente. El venezolano Héctor Sánchez espera abrirse paso en los entrenamientos.
No parece inaccesible para alguien que a los 18 era visto como el mejor defensor de la receptoría en las menores de los Yanquis, a quien le falta crecer como bateador, pero que es dueño de una habilidad inapreciable: puede ayudar embasándose, porque sabe tomar pitcheos.
Oscar Hernández pudo completar el viaje y graduarse con los Diamondbacks de Arizona siendo catcher, viniendo de una categoría semejante. Le ayudó una lesión que le permitió pasar casi dos terceras partes de 2015 fuera del roster. Será interesante ver si Torrens también lo consigue.
Anthony Santander no tiene que dominar tantos aspectos del juego, porque es jardinero. Posee la ventaja adicional de haber cruzado ya por Clase A avanzada y haber mostrado una ofensiva especial, con .290 de average, 20 jonrones y .862 de OPS.
No significa que la va a tener fácil con los Orioles es Baltimore, que adquirieron su contrato en el draft de este jueves. Endy Chávez también salió de esa categoría, cuando fue tomado al inicio de su carrera, pero igualmente William Cañate, que era una estrella en las menores, cuando los Azulejos de Toronto adquirieron su contrato y cortaron su desarrollo.
Este margariteño parece tener las herramientas suficientes para sobrevivir un año como bateador emergente y quinto jardinero, aunque los oropéndolas sí serán contendores, lo que condicionará su caso a las necesidades de la divisa, en la lucha por los playoffs.
Los últimos venezolanos en ser tomados a través de la Regla 5 son grandeligas. Pero también tenían mayor maceración en las menores y en la LVBP. ¿Podrán Torrens y Santander emular a Deolis Guerra y Odúbel Herrera?
El reto es difícil. A finales de marzo sabremos.