#Beisbol #LVBP IGNACIO SERRANO /// El difícil trance del Magallanes

Resultado de imagen para magallanes eliminado¿Qué pasó con el Magallanes? ¿Cómo un equipo con esa profundidad, con tantos grandeligas y talento emergente, terminó fuera de la clasificación, después de cuatro finales consecutivas?

Muchas variables se conjugaron para este naufragio. Eso hace que el trance de analizar lo sucedido resulte más complicado.

Nadie fue más activo que la gerencia de los Navegantes en el mercado de cambios. Hicieron 8 canjes, en los que entregaron 14 peloteros y recibieron 11. No se les puede acusar de inacción, como sí pasó con los Leones, el otro eliminado.

Ninguno de esos pactos decidió la caída. Josmil Pinto no bateó lo esperado, pero Ezequiel Carrera no jugó con los Tigres; Félix Hernández costó mucho, pero se suponía que su aporte llegaría en enero; Tomás Telis rindió con los Caribes, pero en su lugar llegó un brillante José Tábata; y los demás sirvieron para traer jugadores que deben ayudar en el futuro, a corto y largo plazo.

La importación sí fue un problema, y allí debe estar el primer punto a revisar por la directiva. Esta nueva realidad del beisbol venezolano, con mayoría de refuerzos procedentes de ligas independientes y agentes libres de Lidom plantea nuevos desafíos. El tiempo probó que despedir a Dayron Varona fue un error, pero ¿cómo predecir que Joey Gallo se lesionaría, o que Tommy Pham y Drew Robinson serían un fracaso? Traían números y no funcionaron.

Muchos viejos conocidos resultaron un fiasco: Chris Leroux, Miguel Chalas, Atahualpa Severino, Matt Zielinski y otros veteranos de la LVBP. Mitch Lively sufrió un bajón físico en diciembre. Adonis García no fue el Más Valioso tan esperado.

Pero la importación, desde hace un par de décadas, debe ser un complemento al talento criollo, no la razón del triunfo. La nave tiene material nativo de sobra. ¿Por qué terminó sacando cuentas sobre su base extranjera?

Primero, porque se ausentaron prospectos fundamentales en el proceso de renovación, como Antonio Senzatella, Yohander Méndez y Anthony Santander; se fueron temprano otros, como Samir Duéñez, Luis Arráez y Eduard Pinto, finalmente traspasado a La Guaira; y rindieron por debajo de lo esperado algunos más, como Jesús Zambrano.

Segundo, porque faltaron grandeligas, algunos de los cuales habían avisado de su deseo de jugar, como Rougned Odor, José Altuve, Elvis Andrus, Pablo Sandoval y Bruce Rondón, además de Francisco Cervelli, Miguel Montero, Andrés Eloy Blanco y Martín Pérez. Mientras Aragua y Anzoátegui, por ejemplo, contaban con la mayoría de sus bigleaguers, Magallanes recibió a una minoría de los suyos.

Tercero, porque no sólo sufrieron un slump algunos forasteros importantes, como Pham, sino también varios jugadores del patio de quienes se esperaba más, como Josmil o Frank Díaz.

Endy Chávez, Ronny Cedeño, Mario Lissón, Goyito Martínez y Tábata encabezan un grupo de veteranos que todavía puede ayudar, si está rodeado por el necesario talento novel.

Ido ya el manager Carlos García, al agotarse su ascendencia sobre la cueva, los Navegantes enfrentan el reto de recomponer su pitcheo, la principal razón de su debacle, y encontrar un nuevo timonel que saque a la novena de estas aguas turbulentas. ¿Será Omar Malavé?

El grupo de serpentineros, en particular, parece ser el punto más apremiante. Esa efectividad colectiva de 4.65 es impresentable y demuestra cuál fue la verdadera razón de la eliminación: la incapacidad para evitar que los rivales anotaran carreras de más.

Cuatro finales consecutivas no se borran con una eliminación inesperada. Pero toca trabajar mucho para rediseñar el roster.