#Beisbol #MLB IGNACIO SERRANO /// En busca de los 10 mejores bates criollos de todos los tiempos

Resultado de imagen para miguel cabrera zimbioTodos sabemos la respuesta a esta pregunta: ¿quién es el mejor bateador venezolano de todos los tiempos?

Pues bien, un lector nos planteó algo más difícil. Después de Miguel Cabrera, el obvio número uno, ¿quiénes completarían la lista de los 10 mejores?

De inmediato pensamos en nombres legendarios. Antonio Armas tendría que estar allí. Tal vez Víctor Davalillo. Andrés Galarraga, claro. Magglio Ordóñez. ¿Puede que Richard Hidalgo?

Es un ejercicio apasionante y una conversación perfecta para compartir con amigos que amen el juego.

Tras intercambiar ideas con el lector, aceptamos el envite y salimos en pos de los 10 elegidos, apelando a los recursos objetivos de los que disponemos.

Lo primero, lamentablemente, es reducir la búsqueda a las Grandes Ligas. Cualquier otro circuito tiene nivel inferior. Y salvo excepciones motivadas por la raza, en tiempos de la segregación, o el temor a los aviones, quien no exhibe una carrera en las Mayores es porque no podía con la exigencia.

Eso deja fuera a verdaderos tótems de nuestro pasatiempo nacional, como Camaleón García, Vidal López, Teolindo Acosta o el Gago Olivares, lastimosamente.

Lo segundo es precisar cómo evaluarlos. Habrá quien prefiera más subjetividad y no le importe comparar jonrones de Ordóñez con robos de Omar Vizquel. Este columnista prefiere la frialdad de los promedios y el uso de baremos que igualen el rendimiento de cada quién, permitiendo contrastar equitativamente a un velocista con un aporreador. Que cada quien elija su método.

Contamos a partir de 750 encuentros disputados en la gran carpa, el equivalente a unas cinco campañas completas.

Primero, veamos el OPS, que suma el promedio de embasado y el slugging, valores esenciales con el madero. La lista queda así: Cabrera (.961), Ordóñez (.871), Bob Abreu (.870), Carlos González (.868), Galarraga (.846), Hidalgo (.835), Víctor Martínez (.833), Carlos Guillén (.798), José Altuve (.790) y Pablo Sandoval (.790).

El OPS ajustado contrasta ese OPS con el rendimiento promedio de la liga y en cada estadio. El resultado se expresa en un porcentaje respecto a la media de la MLB, donde 100 es el promedio. Queda así: Cabrera (155), Abreu (128), Ordóñez (125), V-Mart (123), CarGo (119), Galarraga (119), Altuve (119), Sandoval (117), Guillén (111) e Hidalgo (110).

Hay sorpresas, ¿verdad? El Panda, por ejemplo, que figura en ambos conteos, a pesar de los bajones que ha sufrido.

Busquemos el WAR ofensivo, porque pone todo lo hecho en un mismo número, pero excluye la defensa. Así es la lista: Cabrera (77.6), Abreu (60.9), Magglio (42.9), Luis Aparicio (41.8), Martínez (39.0), Galarraga (33.2), David Concepción (32.3), Vizquel (32.2), Guillén (31.1) y Asdrúbal Cabrera (28.5).

Lo interesante del último baremo es que aparecen tres especialistas del guante, lo que resalta sus aportes con el bate. Pero el WAR es un acumulado, no un promedio, lo que también influye, en los casos de carreras muy extensas.

Las carreras creadas igualmente son acumulativas, pero dan otra pista. Así es el orden: Cabrera (1.721), Abreu (1.708), Galarraga (1.394), Vizquel (1.324), Ordóñez (1.251), Aparicio (1.135), Martínez (1.076), Concepción (1.003), Edgardo Alfonzo (856) y Melvin Mora (844).

Que cada quien haga su elección. Algo sí parece clarísimo: si Miggy es el número uno, su escolta indiscutible tiene que ser el Comedulce. Lo dicen prácticamente todos los números.