#SUPERBOWL Los Patriots de Nueva Inglaterra Contra los Falcons de Atlanta

Los Patriots aventajan con creces a los Falcons en ese aspecto

Los Patriots aventajan con creces a los Falcons en ese aspecto




  • Los Patriots aventajan con creces a los Falcons en ese aspecto
    El quarterback de los Patriots, Tom Brady, lanza un pase contra los Steelers en el partido por el campeonato de la AFC en Foxborough, Massachusetts.
AP
Houston
Es imposible obviarlo. Los Patriots de Nueva Inglaterra aventajan con creces a los Falcons de Atlanta en un aspecto importante cuando se enfrenten el domingo en el Super Bowl: experiencia.
Se trata de un dato que no debe pasarse por alto cuando se enfrenten los campeones de la AFC y la NFC por el título de la NFL.
Es cierto, Nueva Inglaterra (16-2) tiene a muchos jugadores jóvenes, 16 con cuatro o menos años de experiencia en la liga, y los Falcons (13-5) en realidad cuentan con cuatro integrantes que han disputado un Super Bowl: Dwight Freeney, Courtney Upshaw, Dashon Goldson y Philip Wheeler. Pero no se deje llevar por eso.
Cuando un equipo tiene a un quarterback y un entrenador que disputan su séptimo Super Bowl juntos, además de varios otros jugadores que colaboraron para conquistar el campeonato hace apenas dos años, la ventaja es palpable.
Si no lo cree, pregúntele a Tom Brady.
“Puedo controlar mis emociones, y sé cuándo tengo que elevar las revoluciones y cuando tengo que relajarme, y creo que uno aprende eso con el tiempo”, dijo Brady, elegido en tres ocasiones como Jugador Más Valioso del Super Bowl y quien ha ganado cuatro de los seis Super Bowls que disputó.
“Uno tiene que estar justo al límite. Es un juego muy emotivo. Uno no puede estar descontrolado, pero tampoco puedes jugar sin emoción. Uno apela a diferentes emociones según el momento”.
Esa afirmación puede sonar extraña viniendo de un jugador que usualmente no esconde sus emociones en el terreno. Basta con recordar su primer partido en Cleveland tras cumplir con una suspensión de cuatro partidos por el escándalo “Deflategate”, cuando Brady se dedicó a animar a los fanáticos de los Patriots que acudieron al estadio.
Sin embargo, Brady asegura que el Super Bowl amerita moderación.
“Es un día largo”, comentó. “Es un día largo, porque es una semana larga, porque tienes muchos compromisos. Tienes más compromisos esta semana que en una semana normal de la temporada. Después el partido termina siendo un partido de... ¿cuatro horasé La antesala del partido es más larga, el entretiempo es más largo... así que termina siendo de cuatro horas y media, cinco horas”.
“Tiene que quedarte algo en la reserva al final del partido. No puedes fundirte al comienzo del tercer parcial”.
Cuando se analiza la victoria de Nueva Inglaterra sobre Seattle en el Super Bowl de 2017, uno se da cuenta que Brady y los Patriots tenían bastante combustible en el tanque, y remontaron una desventaja de 10 puntos para apuntarse la victoria.
Los Falcons saben que los Patriots cuentan con la ventaja por haber estado anteriormente en esta situación. Freeney, quien ganó un título con Indianápolis en 2007, cree que el aspecto mental es crucial.
“Tenía 24 o 25 años”, dijo sobre ese Super Bowl con los Colts en el que vencieron a los Bears de Chicago. “Físicamente estaba en otro nivel, lo cual es normal a esa edad”.